Una Sola Voz para que no haya más prisioneras de un pasado

Una Sola Voz para que no haya más prisioneras de un pasado

Posted by

Al preguntarles a estas mujeres lo que les faltó y les llevó al camino de la calle, vimos como sus rostros se transformaron, las lágrimas asomaron y comenzaron las narraciones de las verdaderas razones. Las razones que solo el alma conoce pero que en muchos casos llevan al rompimiento interior y desmiembran el verdadero sentido de la vida, del valor propio.

“Falta de amor, comprensión, la falta de un padre y una madre”, “el manoseo de mi padrastro”, “el abandono” fueron algunas de esas razones que estoy segura no se escucharon en los tribunales a la hora de juzgar la vida de estas mujeres. Como tampoco se escuchan en los cientos de casos de jóvenes que caen en la actividad delictiva -muchos que he acompañado- cuya única familia es el coraje y la soledad. Vidas a quienes les ha tocado el otro mundo, ese donde nadie escucha y abraza, ese mundo donde se nace y crece viendo la droga correr o lo muertos caer a pasos de tu casa, ese mundo donde no hay ambientes sanos para el estudio, la recreación, el desarrollo de los talentos que todos tenemos.

Se necesitan oportunidades para alcanzar la superación y soltar las cadenas del pasado, oportunidades que el país sigue cerrando para sus ciudadanos, pero que para algunas poblaciones han estado vedadas desde hace mucho. Eso es lo que significa “Una Sola Voz”, el movimiento de organizaciones del tercer sector que ha sido la voz y defensa de esas oportunidades. “Una Sola Voz” representa el espacio desde donde miles de vidas de todas las edades y situaciones sociales han sido acompañadas en su proceso de desarrollo humano.

Mientras escribo llegan a mí las lágrimas, los puños y las palabras casi a gritos de un jovencito de 13 años que en medio de un taller le reclamaba a la vida por las malditas drogas, los golpes, el abuso y el dolor que le había tocado vivir. Las respuestas podrían ser muchas, nosotros le permitimos el espacio para encontrar las suyas al poder decir, llorar, reclamar lo que hasta ese día había guardado y de lo que se había culpado. Presenciamos un nuevo rostro renacer al descubrir que nada de lo vivido le había robado su valor. Nos compartió sus sueños y cómo los va a lograr con la ayuda de sus Intercesores. Fuimos testigos de cómo este chico pudo romper las cadenas del pasado y comenzar a escribir una nueva historia.

Sé que nuestro país apoya el movimiento “Una Sola Voz” pero si no, los invito a visitar a estas organizaciones y verán aquello que las palabras no alcanzan a explicar.

Comments are closed.