Señales de humo en las Grandes Ligas que no debemos ignorar

Posted by

Las señales de humo ya se dejaron sentir durante los campos de entrenamientos de Grandes Ligas.

No se puede tapar el cielo con la mano: hay un malestar entre los peloteros y los directores de la Asociación de Jugadores contra los dueños de equipos y el comisionado Rob Manfred.

Y ese malestar apunta a la forma y manera en que se ha manejado por los pasados dos años el proceso de la agencia libre. Que a estas altura del juego hayan entre 90 y 100 agentes libres que no han sido firmados y ni siquiera han recibido ofertas es duro de creer para el gremio peloteril. Además, los grandes contratos multianuales tampoco abundan.

El que Bryce Harper y Manny Machado —la crema de la crema del mercado, ambos de 26 años— no hayan conseguido un contrato multianual no le huele bien al presidente de la unión, Tony Clark, quien no se ha escondido para señalar que los dueños de equipo, bajo el respaldo de Manfred, se traen algo entre manos.

Clark habló explícitamente de que esa apatía apunta a algo así como “una confabulación”. Criticó que lo que ocurrió con la agencia libre el pasado año es un movimiento repetitivo en este 2019.

Esa apatía, asegura, molesta y hace más daño al béisbol, que los sugeridos cambios en el juego, que hablan de hasta tener un reloj electrónico para agilizar los partidos y hasta que el bateador designado se implemente en la Liga Nacional.

Otro que no escondió su descontento con esta situación y dijo sin miramientos la palabra “huelga” fue el veterano lanzador derecho de San Luis, Adam Wainwright, quien fue claro en decir que ese lento caminar del mercado de la agencia libre y todos esos cambios que se avecinan en el juego van a terminar en un gran barranco.

“A menos que algo cambie, tendremos una huelga, 100%. Solo me preocupa de que la gente comience a irse a mitad de temporada”, dijo Wainwright.

La última vez que hubo una huelga en las Mayores fue en 1994-95, aunque el actual convenio colectivo expira el 1 de diciembre de 2021.

Algunos de los puntos medulares que llevaron a esa huelga del 1994 —año en que expiraba el convenio colectivo entre las partes— era que los dueños querían imponer un salario fijo (salary cap) entre los equipos y además modificar las cláusulas de arbitraje salarial y de la agencia libre, cosa de evitar que los sueldos de jugadores siguieran en escalada.

El 12 de agosto de 1994 se decretó una huelga y esa temporada no hubo postemporada ni Serie Mundial. Como dije…ya asoman ciertas señales de humo.

Comments are closed.