Parroquia SAN JOSE: “En nuestro país hay “libertad de prensa”. Si pero recordemos que la misión del comunicador es un servicio a la verdad”.

Parroquia SAN JOSE: “En nuestro país hay “libertad de prensa”. Si pero recordemos que la misión del comunicador es un servicio a la verdad”.

Posted by

Hace unos meses un comunicador social de San José de Ocoa decía que el escenario político se tornaba interesante y creo que tenía y tiene razón…
El Sindicato de Trabajadores de la Prensa –Filial Ocoa, a raíz de algunas denuncias de supuestas agresiones en el ámbito de la campaña política pidieron y lograron el domingo 24 de abril, la firma de un Pacto Electoral donde participaron líderes religiosos, organizaciones, líderes políticos, medios de comunicación, candidatos a cargos electivos o sus representantes. Yo no me inscribí en este curso por razones de tiempo, estoy de acuerdo con todo lo que sume a la paz, al bienestar y al crecimiento de nuestro comportamiento cívico. Pero en mi limitada visión sobre el momento actual creo que hay varias materias pendientes y me gustaría recordar la visión fundamental del comunicador y de los medios para que podamos acceder al conocimiento de dichas materias pendientes:
Los medios de comunicación y los comunicadores protagonistas del escenario social.
Las opiniones de los comunicadores suelen ser un punto de referencia para que la ciudadanía se forme sus propias ideas acerca del acontecer diario.
El rol del comunicador social en ejercicio su Ética profesional, son fundamentales para cubrir una necesidad informativa que la gente requiere y la manera ética como se trasmite dicha información.
La ética, es elemento esencial para el desarrollo de la naturaleza humana en su relación con el medio social, en tanto determina la estructura moral del medio y la manera en que el individuo asocia con éste las relaciones de intercambio.
Lo primero del comunicador social es la búsqueda de la verdad.
Se distingue por su apertura a todas las realidades humanas.
El respeto a los hechos.
Superación de los prejuicios y presiones que le impidan la visión correcta del mundo.
El comunicador se desenvuelve dentro de una sociedad diferenciada por su lengua, su cultura y sus posibilidades económicas, por tanto:
Todo comunicador es un “actor social” cuyas creencias y convicciones unidas a su percepción de la realidad, principios profesionales y capacidad de raciocinio, van a ser transmitidas a ese grupo o masa social en determinado momento, o, durante todo el tiempo que éste mantenga en ejercicio su profesión.
La ética profesional se fundamenta en la ética personal que implica el crecimiento y el ejercicio armónico de las virtudes intelectuales y morales.
El buen comunicador social, tiene que ser un ser humano íntegro, que obra con rectitud y que es competente profesionalmente.
Es vital nuestro identidad personal cuando representamos patrones de conducta que generan opiniones que pueden ayudar o dañar a una sociedad, a un individuo e incluso a una nación, por lo tanto es un “agente de cambio” determinante en los procesos de formación de las sociedades.
Como agente de cambio, el comunicador social debe trabajar en función de la sociedad, en preocuparse por la formación y la educación del ciudadano para que sepa exigir sus derechos y cumplir sus deberes; es así como se logran cambios positivos, productivos, lleno de principios y valores que contribuyan en la construcción de una mejor sociedad.
El comunicador debe ser un vigilante social de lo que sucede en el mundo. De esa manera generar opinión pública y enviar los mensajes necesarios, adecuados para que la gente pueda conocer más y mejor lo que sucede a su alrededor. Debe investigar, conocer, profundizar, estudiar, auto educarse, leer, solo así podrá cumplir con su papel.
El comunicador social como sujeto del conocimiento se convierte en mediador del diálogo social y promotor de la democracia, siempre ajustado a la ley, con mucho respeto y responsabilidad a la hora de emitir sus criterios e informar.
Con la comunicación de los hechos debe ejercer la justicia en lo que le obliga y contribuir a la paz y a la justicia social. Tiene que ser un promotor de la crítica constructiva, sin recurrir a la violencia y sin dejarse llevar por subjetividades.
Todo comunicador social incide en la sociedad en forma relevante, por tal razón ha de someterse a principios éticos. Se trata de encontrar el “justo equilibrio” entre la libertad y la responsabilidad.
En nuestro país hay “libertad de prensa”. Si pero recordemos que la misión del comunicador es un servicio a la verdad, ofreciendo a la sociedad todos los elementos que nos ayuden a comprender la realidad sin olvidar la dimensión religiosa que no puede ser suprimida en el corazón humano.
Todo comunicador es constructor de la palabra y esto exige:
– competencia,
– profesionalidad y
– responsabilidad
Que garantizan
– la objetividad,
– el pluralismo y
– la libertad,
Estos valores avalan la comunicación social como servicio a la sociedad”

Comments are closed.