Niurca Herrera una banileja triunfadora

Posted by

Niurca Herrera es una mujer de muchas facetas, y en todas ha demostrado su innegociable talento. Desde campeona con el equipo nacional de baloncesto, hasta insertarse en el mundo de las letras. Herrera es el ejemplo de la mujer empoderada. La que se arriesga por lo que quiere, se esfuerza y lo logra. Es oriunda de la provincia Peravia, y creció viviendo en diferentes comunidades de esta provincia debido al trabajo que tenían sus padres de profesores rurales. De ahí nace su gran amor por la tierra que la vio nacer, que igualmente le corresponde por los logros que le ha llevado.

Su carrera en el deporte nacional empezó por casualidad. A los 14 años se mudó al pueblo con su abuela donde inició jugando basquetbol “solo por diversión”. Pero su desenvolvimiento en la cancha y condiciones físicas no pasaron por desapercibidos. Narra que poco a poco fue escalando hasta que le ofrecieron jugar en equipos de la capital y empezó a jugar en campeonatos nacionales. “Jugué con el equipo de las Águilas de Guachupita y tuve el honor de formar parte de la Selección Nacional de baloncesto”.

Para Herrera el “el deporte es un vicio” que la ha perseguido durante toda su vida. Cuando se casó, por la presión social decidió retirarse, “pero solo bastó una llamada para volver. Cuando me convertí en madre también decía lo mismo, pero siempre vuelve”.

El deporte además de un “vicio” como ella lo considera, también fue una plataforma que la ayudó a abrirse paso a nivel académico. Pudo estudiar leyes en la UNPHU con una beca y cuando emigró a los Estados Unidos, se enfrentó a la incertidumbre de no poder ejercer la carrera que estudió en República Dominicana. Herrera relata que se encontró con que había equipos de baloncesto en las universidades. Aunque para esa época ya estaba ‘pasada’ de edad, eso no la detuvo para seguir su pasión. “Yo solo quería seguir practicando. Nunca me imaginé que gracias a eso ganaría una beca para estudiar negocios internacionales en el Mercy College de Nueva York”.

La mayor satisfacción que le ha dado el deporte a Niurca es la de poder representar al país en tierras extranjeras. “Se nos llenan los ojos de lágrimas y la emoción nos estrangula la garganta al escuchar las notas de nuestro himno nacional y levantamos orgullosas nuestras medallas y bandera y es en ese preciso monento que te das cuenta de valió pena”.

En la actualidad Herrera sigue su pasión, sin importar el transcurso del tiempo. Pertenece a la liga dominicana Maxi de baloncesto donde sigue practicando con el mismo esmero y entusiasmo de siempre.

La escritora

El paso a la literatura de Niurca es inusual. Pasó por casualidad. No tenía ningún “background” en el mundo literario. Con ella se cumple la frase de que “las situaciones difíciles son las que sacan lo mejor de uno”. Todo empezó cuando emigró a los Estados Unidos y se le ocurrió la idea de escribir una novela sobre la historia de su padre. “Mi padre fue un inmigrante y pasó por momentos muy difíciles. Me movía poder contar su historia”.

Ahí es cuando se pone en contacto el entonces director de la Feria Internacional del libro Valentín Amaro, quien la motiva a integrarse a un grupo literario para desarrollar sus habilidades narrativas. Y sin perder el tiempo se inscribió a pesar de su inexperiencia en el área. “Como soy deportista, no le temo a correr riesgos”.

Y ese riesgo le ha salido bien. Desde hace 7 años es miembro del Taller Literario Narradores de Santo Domingo y del Centro de Pensamiento Crítico Pedro Henríquez Ureña.

Ha publicado en antologías importantes, como “El Fondo del Iceberg”, “Sospecha Colectiva”, “13 después de las 6:00” “Voces de arena y sal”, “Abrazos del Sur 2013 y 2015”, “Se nos fue poniendo viernes la tarde” y “La minificción en República Dominica”.

Su relato “Danza a la Fertilidad” fue traducido al inglés y publicado en “The Period Project: An Anthology on Menstruation”. También pertenecen a su cosecua “Viaje al Cielo” fue traducido y publicado en la “Antología Virtual de Cuentos y Microrrelatos ,Lectures d’ailleurs” de las Universidades de Burdeos y Poitiers, Francia. En el 2013 publicó su primer libro “Salto al cuento”. En 2016 produjo y dirigió el cortometraje “Sueño familiar” basado en su cuento del mismo nombre, el cual trata sobre la deserción escolar en los jóvenes peloteros.

Y hay mucho más que decir de esta incansable mujer que ha sabido triunfar en todas las facetas donde ha incursionado.

Su mayor virtud es andar en bajo perfil, como si en realidad no fuera todo lo valiosa que es.

Y siempre regala a su interlocutor una franca y sincera sonrisa, llena de afecto y humildad, de esas sonrisas que solo saben brindar las gentes de luz larga.

Comments are closed.