Lucha de poder

Posted by

Luis Encarnación Pimentel

encar-medios @hotmail.com

Ojalá fuera distinto, que el país tuviera un régimen de partidos fuerte y una democracia sin los defectos que conocemos, porque así estaríamos libres de los daños y de los sobresaltos institucionales que de tiempo en tiempo nos distraen grandemente. Pero como la práctica del medio nos enseña otra cosa, habría que ver como algo normal -aunque preocupe- la lucha cerrada y las posiciones intrincadas de los sectores Danilo y Leonel dentro del PLD, porque lo que esta en juego en este momento es el control de la organización y el control político-institucional de la nación. Hasta lo último , la lucha por ganar espacio y exhibir el mayor posicionamiento pudiera prolongarse – incluso al punto de que alguna gente llegue a creer y proclamar que se estaría ante unas diferencias “insalvables” o de la cosa “sin retorno” entre  las dos figuras que comparten el liderazgo morado -, pero es mandatorio que las partes estarían obligadas por circunstancias y  conveniencias  en doble dirección a llegar a un acuerdo político que les salve de una división que les haga perder las riendas del pode desde hace tiempo en manos. Es un asunto de sobrevivencia política del PLD como institución de largo ejercicio gubernamental. Lo demás es disparate o un lanzase al vacío sin paracaídas. Por cierto, no se entiende como dos “viejos robles” del segundo partido fundado por Bosch, como Temo Montas y Felucho Jiménez, se empeñan en vender la idea de que la crisis en el PLD no tendría salida airosa y que la división ya está consumada. Si fuera así, que no lo es, Luis Abinader (en el PRM él es la opción viable) pudiera ir planchando el traje de presidente, como le refiriera a un amigo nuestro un influyente empresario criollo. De otro lado, de comprobarse la versión de que Fernández y Medina conversaron “largo y tendido” la noche del 21 último hasta entrada la madrugada del 22, quedaría confirmado el dato que avanzamos en la entrega del pasado sábado, en el sentido de que las dos figuras principales del PLD habían dejado abierto un puente de comunicación efectiva, para cuando las circunstancias y la estrategia política lo pudieran requerir.

Comments are closed.