La Semana Santa en ocho grandes obras de arte

Posted by

La última semana de la vida de Jesús sirvió como fuente de inspiración para grandes artistas, quienes a lo largo de la historia produjeron piezas irrepetibles .

La Última Cena (1498): Leonardo da Vinci pintó el el momento en que Jesús le dijo a sus discípulos, “En verdad, os digo que uno de vosotros me tracionará”, en esta obra de arte mundialmente reconocida.

La Piedad (1498-1499): La pieza de Miguel Ángel Buonarroti, es una escultura en mármol que representa el momento en el que una joven María soporta el terrible dolor de la muerte del hijo.

El Santo Entierro (1602-1604): La obra de Caravaggio es una excepcional pintura en la que San Juan y Nicodemo sostienen con esfuerzo el cuerpo muerto de Jesús que ocupa el centro del lienzo.

Cristo con la Cruz a Cuestas (1565-1570): En esta obra, el artista Tiziano, ya al final de su vida, se manifiesta con pinceladas más libres y un colorido más vivo.

El Expolio (1577-1579): La pieza de El Greco, pintada para la sacristía de la catedral de Toledo, en España, es un enorme óleo sobre lienzo cuyo tema no es muy habitual en la iconografía.

Transfiguración del Señor (1520-1528): La obra del museo del Prado es una copia que Giovan Francesco Penni hizo de la obra de Rafael (1517-20) del que era discípulo y colaborador y que se conserva en los Museos Vaticanos.

El Descendimiento de la Cruz (1435): La obra recoge el momento del descendimiento del cuerpo de Cristo encuadrado por una composición de diez figuras de tamaño casi natural que parecen formar un grupo escultórico en una hornacina poco profunda.

El Cristo Crucificado (1632): También conocida simplemente como “El Cristo” de Velázquez, la pintura al óleo sobre lienzo es la imagen devocional española más copiada y reproducida de todos los tiem

Comments are closed.