.Educar sin maltratar; “una sugerencia a los padres”

.Educar sin maltratar; “una sugerencia a los padres”

Posted by

Por Omar Ureña
Recientemente escribí un artículo que se titula “Papá y Mamá no lloren por mí, ustedes no me condujeron correctamente”, lo hice a raíz de la muerte violenta de dos adolescentes de 17 años en hechos separados. Ese artículo lo basé en preguntas a modo de reflexión buscando con ese trabajo que, los que tienen el sagrado deber de formar los ciudadanos del mañana, sean conscientes de la responsabilidad moral, social y divina puesta en sus hombros.

Nosotros los humanos somos proclives a buscar culpables externos, nos victimizamos, nunca miramos hacia adentro, hacia nosotros mismos, ¿Dónde fallé? Podría ser una magnifica interrogante, sin embargo, ¡NO! El culpable es el Sistema, la Escuela, los Vecinos, el Gobierno y cualquier otro factor externo, menos nosotros, cuando lo que debemos hacer es un análisis retrospectivo y admitir nuestros fallos.

La sociedad es el producto de lo que se fomenta en el seno de cada familia, de lo que ven los infantes en nosotros y lo reproducen hasta ser adultos. Usted dirá no es así, porque a mi hijo yo le inculqué valores, nunca he hecho cosas indebidas, he trabajado con tesón para que no le falte nada, porque yo soy una persona íntegra.

No ponemos en duda la integridad de los padres, sabemos de muchos progenitores muy responsables, pero que de manera involuntaria, o de la forma que sea, han descuidado su cartón y es cuando entran componentes extraños a la conducta de su prole, sobre todo en la adolescencia que es la edad donde la emancipación se hace presente y debemos poner alerta máxima sobre los nuestros; “nuestros hijos”.

El entorno, la tecnología, la televisión y otros elementos que inciden en la juventud de este tiempo, por ejemplo, deben prestársele mucha atención. La comunicación entre padre e hijos es la clave fundamental para establecer ese vínculo de amistad irrompible. Reconocer que estamos en tiempos modernos, donde la correa propiamente no es el método de corrección, mucho menos a esa edad, donde afloran los primeros vellos en los sobacos.

¡Si ombe si!

Comments are closed.