Apuntes para la conformación de una bibliografía ocoeña

Apuntes para la conformación de una bibliografía ocoeña

Posted by

Luis F. Subero

En los últimos años he visto con sumo agrado la publicación de libros de autores ocoeños. Ellos han continuado una labor iniciada hace tiempo por otros que, al igual que los de ahora, han aportado a la conformación de la bibliografía ocoeña.

Precisamente a la hora de hablar de una bibliografía propia de esta región, será necesario hacer esta distinción: Obras de autores ocoeños de distintos géneros: literatura, derecho, ciencia; Obras de autores no ocoeños sobre Ocoa, ya sea de forma parcial o total; y por último aquellos libros de autores ocoeños sobre temas “ocoeños”. Me permito aclarar que ésta recopilación no pretende abarcar la totalidad de los libros publicados sobre Ocoa o por autores nativos, sino que hago mención sólo de aquellos que he podido leer o que por lo menos he conocido su existencia.

1-En literatura, el precursor fue Blanco Castillo con sus poemarios, luego el lugar cimero lo ocupa, sin lugar a dudas, William Mejía, quien fuera mi profesor de literatura en el Liceo José Núñez de Cáceres, autor de géneros como cuento, novela, teatro y ensayo, ganador de varios premios, entre ellos Premio Nacional de Cuento, Premio Nacional de Novela, los premios de Casa de Teatro en cuento y teatro, y el Premio de Novela de la Universidad Central del Este. Varios cuentos suyos han formado parte de la Coedición Latinoamericana de Cuentos para Niños, auspiciados por CERLALC y UNESCO. Autor de los libros de cuentos: Reflexiones (1981) y El Taladro del Tiempo; las novelas Daniel, el guerrillero (1990), Una rosa en el quinto infierno (2001), Naufragio (2005), Estrella (2007); obras teatrales La trama de San Miguel (1987), Batallando (1989), La visión del Paladín (1993), Anónimos y Realengos (1995), Las espuelas del Ministro (2006) y los ensayos sobre Ciriaco Ramirez, un héroe marginado (1990) y Causas de la deficiencia en la enseñanza de la Lengua Española en República Dominicana (1991).

Otro autor destacado es Viriato Sención con su novela Los que falsificaron la firma de Dios (1992), obra que levantó un revuelo nacional, tanto por incluir dentro de los personajes de la misma al líder reformista Joaquin Balaguer como por el hecho de habérsele negado el premio Nacional de Novela, a pesar de la decisión del Jurado del evento que la seleccionó como ganadora de esa distinción. Además es autor del libro Cuentos de la enana Celania (1994), Los ojos de la Montaña (1999) y Adrianita, qué oscura la noche (2004).

Pedro Pablo Fernandez, poeta, nacido en Ocoa en 1953, es autor de las obras siguientes: Fragmentaciones (1981), Presencia y Monologo (1983), Sístole y Diastole, (1986), Veinte Pop emas Rockmanticos (1986), Delicatessen (1986), Cundeamor (antología poética) (1994), Agua Lírica (1996), Porque Chocolate (1996). Este autor fue homenajeado en la Feria del Libro 2018, al designarse una de las calles del recinto ferial con su nombre.

Otros autores que han incursionado en el género de poesía, son Carlos Alberto Soto con Ya sabes llorar, Madrugada (2015); Rodolfo Báez, oriundo de Rancho Arriba, tierra que abandonó siendo muy pequeño para irse a Santo Domingo, con su poemario El Silencio de mi alma y el libro de cuentos La última crónica del infierno.
Metáfora de lo indecible, de la escritora Elsa Batista Pimentel, ocoeña residente en Estados Unidos, el cual no hemos tenido oportunidad de leer aún.
Caracoles y otros desvelos (2015), de Asdrovel Tejeda, es una compilación de relatos brevísimos, escritos en prosa poética.
San José de Ocoa, paisajes y algo más, es un pequeño libro con algunas narraciones de la belleza de nuestros campos y fotos de paisajes en blanco y negro (lamentablemente, pues no se aprecia en su justa dimensión y magnitud los esplendorosos paisajes montañosos de la provincia).
2-En materia de Derecho, sobresalen dos autores: Jorge Subero Isa y Manuel Alexis Read Ortiz, ambos destacados juristas y quienes formaron parte de la Suprema Corte de Justicia, el primero como su Presidente por espacio de 14 años y el segundo ocupando varias posiciones en el tren judicial hasta ocupar su puesto actual de Juez del máximo tribunal del país. El Dr. Subero Isa cuenta en su haber las obras siguientes: Tratado Práctico de Responsabilidad Civil, El Contrato y los Cuasicontratos: Teoría general de las obligaciones (2007), ambas obras fundamentales e imprescindibles en cualquier biblioteca jurídica, 2 años de Jurisprudencia dominicana, 4 años de jurisprudencia analítica dominicana, La nueva terminología procesal penal dominicana, Teoría y Práctica del derecho del seguro; en tanto que Read es autor de varias obras de Derecho Civil que constituyen valiosos aportes a la bibliografía jurídica nacional, como son Las Incapacidades en el Derecho Civil Dominicano (2 volúmenes) 2011, Los medios de inadmisión en el Procedimiento Civil Dominicano (2 volúmenes),2012, Las demandas incidentales y los incidentes en el procedimiento civil, formulario comentados (2 volúmenes) 2016, Las demandas incidentales y los incidentes en el procedimiento civil dominicano (Tomo I), 2015, La jurisdicción de los Referimientos, de la teoría y de la práctica, 2015, y como coautor en La jurisdicción Inmobiliaria y el Tribunal Superior de Tierras, selección de precedentes relevantes, 2017, Referimiento, siete años de jurisprudencia de la Corte de Apelación de Santo Domingo, 2008 y La Jurisdicción de los Referimientos: Fondo Jurisprudencial de la Cámara Civil de la Corte de Apelación de Santo Domingo (1995-1998), 2004. Además ha escrito innumerables artículos en revistas especializadas.

Nacida en Ocoa, Darys Estrella desarrolló su carrera en E.U., es autora de un libro en que narra su experiencia en el complicado mundo bursátil de Wall Street y todo lo que aquello implicó: El hierro que forjó la dama merece ser incluida en esta biografía por los orígenes de la autora y por los vínculos que unen a su progenitor con el municipio de San José de Ocoa.

Otra obra a incluir es Crónica de la muerte de Valle Nuevo, de José Henríquez, quien se confiesa “escritor de montaña” porque “reside y escribe entre las montañas del Maniel.“

Marcos Soto es autor de las obras La Supervisión bancaria: una experiencia dominicana (1987) e Historia de la Liga Deportiva Interbancaria del Distrito Nacional (2016). Más adelante abordaremos otras obras de este autor.

2- Distintos autores han incluido a Ocoa dentro de sus escritos. Entre ellos habría que citar a Fray Cipriano de Utrera, Carlos Larrazabal Blanco, Emilio Rodriguez Demoriz y Joaquin Inchaustegui. Mención aparte para David Dixon Porter, con el Diario de una Misión Secreta a Santo Domingo. El reporte de Dixon de su paso por El Maniel en 1846 fue compilado y editado por Milciades Mejía, con el auspicio de la Fundación Ocoa de Pie y Fondesprojo, en el año 2014. Antes ya lo había publicado Manuel Alexis Read Ortiz, como un anexo de su libro sobre los orígenes de San José de Ocoa, que citamos más adelante.

También en este renglón hay que destacar algunos informes técnicos y estudios realizados sobre el tema. Destacamos aquí: San José de Ocoa (Estudio de caso de desarrollo rural en la República Dominicana), del año 1987, a cargo del Proyecto de Análisis de Políticas y Manejo Sectoriales de la Secretaría de Estado de Agricultura y el Proyecto Multinacional de Planificación y Administración para el desarrollo rural en América Latina; San José de Ocoa; Adesjo-GTZ, Diagnóstico de la Región de San José de Ocoa, Volumen II, Ediciones Convite, enero 1992; y Plan de Desarrollo Urbano, obra del Arq. Pedro E. Sosa Veras. Seguramente deben haber muchos más, pero sólo cito aquellos que he tenido oportunidad de leer o de alguna forma han llegado a mi conocimiento.

3- Una mención especial merecen aquellas obras que tienen un carácter histórico, sociológico, social o anecdótico sobre San José de Ocoa, sus costumbres y personajes distinguidos. Y aquí es de rigor iniciar con los apuntes que a los fines de identificar el origen histórico del municipio de San José de Ocoa, hizo el Profesor José Francisco Subero y que fueron publicados en la revista Páginas Banilejas, en el 1944. Años después, en 1970, aparece la primera edición de la obra Un siglo de Vida Ocoeña (1858-1958), de la autoría del vegano J. Agustín Concepción. Una segunda edición, revisada y ampliada, fue publicada con el auspicio de la Lotería Nacional en el año 1986.
Sobre el mismo tema han escrito varios trabajos publicados en revistas y periódicos los señores Ramón Báez (Interrogantes sobre el origen de San José de Ocoa, publicado en El Centinela de la Cumbre, enero 1984); Plutarco Sención (Sobre los orígenes de San José de Ocoa y El Maniel tierra de Libertad),éste último publicado en la sección Apuntes del Sur, en el desaparecido diario Ultima Hora) y Pascual Casado (En qué año se fundó San José de Ocoa?).
Estos trabajos conjuntamente con Cimarrón, Maniel y Ocoa (1986) de Manuel Alexis Read Ortiz, constituyen hasta ahora las fuentes obligadas para conocer nuestros orígenes y evolución histórica. Cimarrón, Maniel y Ocoa ha sido citado en otras obras de investigación como el caso de The Dominican Racial Imaginery : Surveying the landscape of race and nation in Hispaniola, de Milagros Ricourt, publicado por Rutgers University, de Estados Unidos. Del mismo autor es la obra Apuntes para una historia de los orígenes de San José de Ocoa, publicado con el auspicio de la Asociación para el Desarrollo de San José de Ocoa (Adesjo), correspondiente al Volumen IV de las Ediciones Convite,1993, la cual consideramos, hasta ahora, la mejor investigación que sobre el tema se ha publicado.

El libro Padre Luis: sacerdote ante todo, de la autoría del Padre Julian, con prólogo del Dr. Subero Isa. Resulta difícil hablar de la historia de Ocoa desligándola de la vida y obra del Padre Quinn. Al mencionar a este sacerdote no se puede dejar de mencionar a la Asociación para el Desarrollo de San José de Ocoa, y la obra de Ramón Báez, Sueños y Realidades de 20 años, correspondiente al Volumen I, de las ediciones Convite, octubre de 1984.

El Lic. José Manuel Arias, hace una contribución notable con su libro Cómplices de la historia, que lleva 2 ediciones, la segunda ampliada y actualizada, data del 2016, donde recoge semblanzas de personalidades ocoeñas de distintas épocas. Basado en entrevistas a los mismos personajes o a sus familiares, Arias retrató en todos sus personajes el alma del ocoeño, el que se forja a sí mismo en base a trabajo duro y honesto, con profundo amor por su pueblo, sentido ético de la vida y dedicado a cultivar los valores familiares . Cierto que el autor tiene material para tres o cuatro volúmenes más, porque resaltar la pléyade de munícipes distinguidos que ha tenido Ocoa no es tarea de un volumen, sino de una colección de volúmenes. Esperemos que el autor se sienta motivado a continuar con tan interesante obra. Antes que Arias publicara su libro, el periodista Luis González Fabra, en la década de los ochenta, escribió en un diario de circulación nacional, una serie de artículos en tono anecdótico, sobre personajes pintorescos ocoeños.

Marcos Soto es, en los últimos años, quien más ha tratado de rescatar aquel Ocoa romántico, pujante, de la primera mitad del siglo XX, con sus libros Ocoa 20 años de vivencias (2011), Los Apodos en Ocoa (2015), Anecdotario ocoeño y apuntes genealógicos de familias ocoeñas (2018). Sobre las familias ocoeñas, también han escrito Manuel Alexis Read Ortiz, con Familias Ocoeñas, tomo I, un trabajo de genealogía, Ed. Andujar, 1987. Pascual Casado es también autor de una obra sobre el origen de los apellidos de la región. Marcos se ha convertido en una especie de cronista de una época ya ida, y que el autor insiste si no en que vuelva, por lo menos en que no se olvide. La labor de esta autor resulta encomiable en cuanto a su esfuerzo por rescatar esos valores representados en una generación que aún vive, pero cuyo legado podría perderse de no quedar un testimonio escrito.

No podía completarse el cuadro, sin la peculiar obra de Fernando Isa, La historia del deporte ocoeño (2016), en la cual se documenta con importante material fotográfico, reportajes aparecidos en periódicos de las décadas del 40 y 50 y hasta reproduce las anotaciones de algunos juegos, el surgimiento del deporte, especialmente el béisbol, en San José de Ocoa; la pasión que despertó en una población que por su situación geográfica y la condición de los caminos había estado aislada del resto de la región por bastante tiempo. El béisbol, además de entretener a la población ocoeña de aquella época, sirvió para ampliar las relaciones con otros pueblos y dar a conocer en toda la región las bellezas de Ocoa y el valor y el temple de nuestros deportistas. Isa recupera esos héroes populares, sus hazañas y anécdotas y las transforma de un simple tema de conversación entre ocoeños en medio de una tertulia, a un rol protagónico y bien documentado, es decir, le otorga un carácter histórico a esos hechos y personajes, a los que salva del peligro de caer en el olvido.

Termino aquí proponiendo a las Bibiliotecas existentes en San José de Ocoa, para que reúnan ejemplares de éstos libros y de otros que desconozco, y formen la colección ocoeña ubicándolas en un lugar preferencial de sus recintos e identificándolas como el legado, el trabajo y la herencia cultural a las futuras generaciones.

Comments are closed.